RECONOCIMIENTO AL INGENIERO AGRÓNOMO JOSÉ MARÍA CASTRO (1932-1985)

Ingeniero Agrónomo José María Castro (1932-1985)

La Red Provincial sobre Desertificación Patagónica recuerda al Ingeniero Agrónomo José María Castro, quién desarrolló tecnologías de conservación de suelos, relevamientos de erosión y prácticas productivas de aumento de la producción forrajera. Su accionar fue ampliamente reconocido por múltiples productores de la región y numerosas organizaciones científicas y técnicas de nuestro país.

En tal sentido, la Declaración N° 07/87 de la Legislatura del Chubut reconoció los importantes estudios y trabajos prácticos de aplicación tecnológica que llevó a cabo.

Nació el 21 de marzo de 1932 y cursó sus estudios en la Escuela Nacional de Agronomía de Córdoba.  En mayo de 1956 ingresó al Instituto de Suelos y Agrotécnica del Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Nación, donde inició sus trabajos en el área Conservación de Suelos, desempeñándose en la especialidad en General Pico (La Pampa) y Baradero (Provincia de Buenos Aires).

Posteriormente ingresó al INTA en la Agencia de Extensión Rural de San José de la Esquina (Santa Fe), donde se desempeñó entre 1958 y 1960, y en el año 1961 se incorporó a la Estación Experimental de Cañadón León, iniciando la instalación de jardines de aclimatación de especies forrajeras y fijadoras en las zonas del Lago Belgrano, Lago Tar y Calafate.

Participó en el diseño de maquinarias para tareas de recuperación de áreas erosionadas y en la clasificación e implementación de técnicas de recuperación de pavimentos de erosión, entre otras actividades, y en el año 1968 fue trasladado a la Agencia de Extensión Rural de Esquel, en la que trabajó en la implantación de pasturas en la región precordillerana y estabilización de áreas erosionadas en las provincias de Río Negro, Chubut y Santa Cruz.

Desde 1978 y hasta su muerte, el 17 de mayo de 1985, cumplió tareas en la Estación Experimental Agropecuaria Trelew, época en la que obtuvo  la primera mención otorgada por la Fundación Alejandro Shaw por su trabajo sobre métodos para aumentar la producción ganadera en la región patagónica, y posteriormente se hizo acreedor de la medalla San Isidro Labrador, por la Secretaría de Estado de Agricultura y Ganadería de la Nación.

Vaya este reconocimiento de los miembros activos de la Red al Ing. Castro por sus virtudes profesionales y personales, a quien el destino sorprendió su partida en plenas tareas laborales.

La Red sigue sosteniendo que dadas las potenciales limitaciones que impone el clima y  que el 90 % de la superficie del territorio provincial es árido, a la responsabilidad de cada productor en la conservación de los suelos se la debe acompañar con políticas públicas activas para asegurar la conservación y restauración de este recurso indispensable para el desarrollo provincial. Por ello se debe avanzar en la actualización e implementación de la Ley Provincial de Conservación de Suelos y la designación de una autoridad de aplicación con los recursos necesarios para, entre otras tareas prioritarias, elaborar un diagnóstico general del estado de conservación de los suelos del territorio provincial y avanzar en la prevención de la degradación y  recuperación de suelos degradados.

 

Fuente de consulta:  https://inta.gob.ar/documentos/17-de-mayo-dia-provincial-

Horacio Giaquinta